Saltar al contenido

Brasil: claves de su crecimiento económico

15 de septiembre de 2021
brasil-claves-crecimiento

Brasil, el representante latino en el denominado grupo de los BRIC de países con más perspectivas de crecimiento económico a nivel mundial, más que un país es un continente: su extensión es casi el doble que la UE-27.

Para conocer un poco más la economía brasileña (aparte de sus datos básicos), y repasar las políticas que están ayudando a su comentadísimo crecimiento económico, ofrecemos datos económicos de una manera más gráfica, gentileza de Murilo Gabrielli, Consejero Comercial de la Embajada de Brasil en España.

  • Brasil es uno de los cuatro países con un área mayor a 7 millones de Km2, una población mayor a 100 millones de habitantes, y un PIB mayor a 1.000 millones de USD:
  • Brasil se divide en 26 Estados y un Distrito Federal; limita con 10 países sudamericanos (todos excepto Ecuador), y sus diferencias entre Norte, Sur, Este y Oeste, son enormes:
  • Su economía está creciendo a ritmos muy elevados en los últimos años (con salvedad de 2009 y 2012). Su economía representada en el PIB ascendió a 2.400 millones de USD en 2012 (unos 12.750 USD per cápita):
  • Debemos destacar que este crecimiento económico ha ido acompañado de un nada despreciable y valioso desarrollo social, gracias en parte a programas implementados por los gobiernos brasileños, como el Programa Bolsa Familia (Gobierno de Lula da Silva, 2003) y el Plan Brasil sin miseria (Gobierno de Dilma Rousseff, 2011).
  • Lo que ha hecho que en Brasil haya crecido mucho la proporción de la clase media. En este sentido, podemos afirmar que el gran logro de Brasil en los últimos años es precisamente ése: que la clase media es ya la clase social mayoritaria con más del 50% de la población:
  • Sin embargo, cabe recordar que queda mucho trabajo por hacer:
    • La tasa de pobreza sigue estando en torno al 25% de la población, y
    • 70 millones de personas siguen siendo clase baja (D/E), lo que representa el 36% de la población.
  • Brasil, como tantas otras economías latinoamericanas, ha sido tradicionalmente un país con una alta inestabilidad de precios. Hasta hace una década, eran normales tasas de inflación superiores al 10% anual. En estos últimos años se ha conseguido estabilizar y controlar la tasa de inflación, estableciéndose la meta de inflación del Banco Central de Brasil en el 4% anual.
  • La tasa de interés en la economía brasileña también ha sido tradicionalmente muy elevada, con tipos oficiales entre el 10 y el 16% muy normales hasta hace unos años. En 2012, la tasa de interés interbancaria oficial se situaba en el 7,25%. Si tenemos en cuenta que la tasa de inflación el mismo año fue del 5,8%, podríamos afirmar que la tasa de interés interbancario estaría situada en aproximadamente un 2,5%, una cifra que denota estabilidad. Este descenso se ha visto reflejado en la tasa de interés real de la economía, la cual ha promediado el 3,2% en el período 2011-2012:

Brasil6

  • Por otro lado, las cuentas públicas del país están saneadas: la deuda pública de Brasil se encuentra muy lejos de la de las economías occidentales, controlada en el 35% en 2012:
  • En cuanto al comercio exterior en Brasil, cabe destacar la espectacular evolución tanto de las importaciones como de las exportaciones en los últimos años. En una década, tanto unas como otras se han cuadriplicado; no obstante, ha sido mayor el aumento de las exportaciones (aprovechando el tirón de sus minerales, petróleo, carne y soja entre otros), lo que ha resultado en un saldo comercial con el exterior positivo (exportaciones > importaciones) desde 2002:
  • Asimismo, la diversificación tanto en importaciones como exportaciones representa una fortaleza de Brasil respecto a otros países de la zona. Cabe mencionar que Asia en general (y China en particular) se ha convertido en el principal socio comercial de Brasil, sobrepasando a los países latinoamericanos, a la Unión Europea, y a EEUU (los socios comerciales tradicionales de Brasil):
  • Economía muy proteccionista (como ya vimos, los coches de importación en Brasil son de los más caros del mundo), Brasil implementa políticas económicas polémicas desde el punto de vista del libre comercio, pero que resultan en crecimiento económico para el país:
    • Sus barreras al comercio son excesivamente altas, con aranceles a la importación de productos “en cascada”, lo cual resulta en ciertas ocasiones en aranceles efectivos de un 40-50% del precio de exportación.
  • La inversión extranjera es libre, pero con una salvedad muy importante: no es obligatoria una participación mínima de capital brasileño, pero sí se obliga a contratar 2/3 de personal brasileño, y el 2/3 de la masa salarial de la empresa debe ir a empleados brasileños.
  • Se prohíbe importar maquinaria usada, lo cual favorece la importación de maquinaria nueva y puntera y ayuda al desarrollo tecnológico.
  • Algún otro ejemplo de su proteccionismo: para desincentivar las compras en el exterior, el gobierno grava con un 6% las compras realizadas en el extranjero y pagadas con tarjetas de crédito brasileñas; las empresas locales de determinados sectores (confección, calzado, mueble y software) tienen un trato fiscal especial, y en procesos de licitación públicos las empresas brasileras podrán tener hasta un 25% más de puntuación.

Como hemos mencionado, políticas polémicas por sus obstáculos al libre comercio, pero que por el momento dan buen resultado a la economía brasileña, con tasas de desempleo bajas y desarrollo económico y social. La incógnita es si este proteccionismo es sostenible en el tiempo, y si va a influir negativamente en el futuro de Brasil por no incentivar la competitividad local.

Además de todos los datos anteriores, no debemos olvidar que el Mundial de 2014 y los JJOO de Rio de 2016 serán dos eventos clave que pondrán a Brasil, más si cabe, en el centro de todas las miradas a nivel internacional.

Para terminar, las entidades brasileñas que apoyan la inversión en Brasil y el comercio internacional son las siguientes: