Saltar al contenido

La vivienda en América Latina y el Caribe

18 de septiembre de 2021
La vivienda en América Latina y el Caribe

Cada año, el BID publica un estudio dentro de su serie conocida como Desarrollo en las Américas (DIA, Development in the Americas, en inglés), en la que realiza un profundo análisis sobre alguna temática relevante al desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe. La edición de 2012 se titula “Un espacio para el desarrollo: Los mercados de la vivienda en América Latina y el Caribe”. Este libro trata sobre el déficit de vivienda en América Latina, y pretende responder una pregunta: ¿por qué gran parte de la población latinoamericana y caribeña aún habita en viviendas deficientes? El resumen ejecutivo del informe, de 28 páginas, está disponible aquí. El libro completo (del que se puede ver el contenido completo aquí) se puede encontrar en Amazon y en las filiales latinoamericanas del Fondo de cultura económica.

Con una población urbana del 80%, los países de América Latina y el Caribe son los más urbanizados del mundo en desarrollo. Pese a que en las últimas dos décadas se ha registrado un progreso significativo, la vivienda de muchos habitantes de las ciudades de América y el Caribe es todavía muy precaria. De hecho, la vivienda representa uno de los principales problemas de la región. Según el mencionado estudio, de los 130 millones de familias que viven en las ciudades de Latinoamérica, 5 millones están obligados a compartir vivienda con otra familia, 3 millones residen en viviendas irreparables y otros 34 millones habitan en inmuebles que carecen de título de propiedad, agua potable, saneamiento, pisos adecuados o espacio suficiente. Además, la gran mayoría de estas viviendas están situadas en barrios que carecen de facilidades urbanas básicas como transporte público, parques y hospitales.

Los porcentajes del déficit de la vivienda en América Latina son reveladores: el 21% de las viviendas urbanas latinoamericanas no tienen la infraestructura básica necesaria (destaca la carencia de saneamiento, un 15%, y la carencia de agua potable, un 9%). Por otro lado, el 12% de las viviendas latinoamericanas están construidas con materiales deficientes (un 6% de la vivienda urbana latinoamericana tiene el suelo de tierra). Otros problemas más graves son el hacinamiento y el déficit cuantitativo de vivienda, que se cifran en un 6% de la vivienda en la región.

Por países, los peor parados son Nicaragua, Bolivia y Perú, donde nada menos que entre el 72% y el 78% de las familias no cuentan con un techo para vivir o habitan viviendas de mala calidad. Los países con menos familias viviendo en malas condiciones son Costa Rica (18%), Chile (23%) y Uruguay (26%):

El mencionado informe saca otras conclusiones importantes sobre la vivienda en América Latina. Así, destaca por ejemplo la importancia de la vivienda como impulsora del desarrollo, ya que una vivienda digna aumenta las condiciones de salud, de educación, y reduce los problemas sociales. Asimismo, marca las pautas para mejorar la vivienda en la región, recomendando acciones a familias, empresas y sector público; y afirma que la inversión necesaria para resolver los problemas de vivienda en América Latina sería de al menos 310.000 millones de USD (un 8% del PIB latinoamericano).

Pese a los datos preocupantes, la vivienda en América Latina tiene razones para la esperanza. Existen muchas organizaciones no gubernamentales que ayudan a paliar los problemas de vivienda en la región, entre la que destaca TECHO, la cual lleva luchando desde 1997 contra el déficit de vivienda en América Latina y el Caribe. Presentes en la actualidad en 19 países latinoamericanos, TECHO realiza, entre otras tareas, construcciones de casas durante 2 ó 3 días, con el trabajo de los futuros pobladores y de miles de voluntarios. Hasta 2011 había construído nada menos que 86.482 viviendas. Aquí les dejamos el vídeo corporativo de esta organización: